SIETE SEMANAS PASCUALES

 05 de Abril, 2016

Si pudimos vivir 8 días en uno para celebrar la pascua de resurrección, el camino que sigue es extender ese gozo e ir profundizando en nuestra propia experiencia de encuentro con Jesús resucitado, invitándonos a la vida plena, en cada momento, a darlo todo con mucho amor, y este año especialmente acentuando la dimensión misericordiosa del amor (estar cerca al corazón (mio y del otro) con todas las necesidades y miserias que ello implica).

Uno de los caminos además de la liturgia diaria que nos propone la Iglesia es EL VÍA LUCIS

El Vía Lucis, “camino de la luz” es una devoción reciente que puede complementar la del Vía Crucis. En ella se recorren catorce estaciones con Cristo triunfante desde la Resurrección a Pentecostés, siguiendo los relatos evangélicos.

Incluímos, también, la venida del Espíritu Santo porque, como dice el Catecismo de la Iglesia Católica: “El día de Pentecostés, al término de las siete semanas pascuales, la Pascua de Cristo se consuma con la efusión del Espíritu Santo que se manifiesta, da y comunica como Persona divina” (n.731).

La oración con el Vía Lucis se recomienda en el Tiempo Pascual y todos los domingos del año que están muy estrechamente vinculados a Cristo resucitado.

Estaciones del Vía Lucis
No hay ninguna lista universalmente acordada de las Estaciones de la Resurrección, ni ninguna autoridad de la Iglesia trata de imponer una lista definitiva, como resultado algunas iglesias han encargado una serie de esculturas de las estaciones de acuerdo con sus propias normas que puede que no se sigan en otros lugares. (Esto es similar a la historia de las Estaciones de la Cruz, que alcanzó su forma normativa sólo después de muchos siglos de muy diversas prácticas locales.)

En cuanto al número de las estaciones, sin embargo, hay acuerdo general en que, a fin de hacer hincapié en la complementariedad entre las Estaciones de la Cruz y la Resurrección
de las estaciones debe haber catorce estaciones de la Resurrección, como es tradicionalmente el caso de la Estaciones de la Cruz. Tradicionalmente se utiliza estas estaciones:
Primera estación: Jesús resucita y conquista la vida verdadera (Mt 28,5-6).
Segunda estación: Dos mujeres seguidoras de Cristo encuentran su sepulcro vacío. (Jn 20, 1-8)
Tercera estación: Jesús resucitado se aparece a María Magdalena (Jn 20, 14-18).
Cuarta estación: Jesús se aparece en el camino a Emaús (Lc 24, 10-30).
Quinta estación: reconocen a Jesús resucitado al partir el pan (Lc 24, 30-35).
Sexta estación: Jesús resucitado se aparece a los discípulos
en Jerusalén (Lc 24, 36-40).
Séptima estación: Jesús resucitado da su paz a los discípulos y el poder de perdonar pecados (Jn 20, 19-23).
Octava estación: Jesús resucitado refuerza la fe de Tomás. (Jn 20, 24-29).
Novena estación: Jesús se aparece en el mar de Tiberíades (Jn 21, 1-12).
Décima estación: San Pedro le reitera su amor a Jesús. (Jn 21,15-19).
Undécima estación: Jesús resucitado envía a los discípulos (Mt 28, 19-20).
Duodécima estación: la Ascensión de Jesús (Lc. 24,50-53).
Decimotercera estación: María y los discípulos esperan en oración la venida del Espíritu Santo (Hch 1, 12-14).
Decimocuarta estación: La venida del Espíritu Santo, llamada Pentecostés (Hc. 2, 1-13).

 

#JóvenesApóstoles
Empecemos la preparación en nuestras comunidades para que la caminata tenga sentido