LA VOCACIÓN SOBRE LA MESA

 11 de Agosto, 2015

Por Joaquín Delgado Rioseco

En la Asamblea zonal de PJ, el Padre Rodrigo Cordero, asesor de la pastoral juvenil, puso sobre la mesa el tema de la vocación y los jóvenes.

Esta reflexión nos hizo evaluar como jóvenes las realidades de nuestras propias unidades pastorales y la visión que tenemos sobre la vocación. Todos estuvimos muy de acuerdo en que en el mundo de hoy la palabra “vocación” solo está asociada al sacerdocio o la vida religiosa, por lo que se suele mencionar solo para referirse a eso, pero para nosotros los católicos significa mucho más.

La vocación es el llamado que Dios nos hace a cada uno de forma personal (no me eligieron ustedes, fui yo quien los elegí) para ser parte del hermoso plan que tiene para nosotros y el mundo. Se menciono que la misma fe cristiana es una vocación, es Dios mismo el que nos llama a encontrarnos con Él.

La vocación debería ser una palabra que se encuentre siempre presente en la pastoral juvenil, deberíamos ponerla sobre la mesa constantemente, animados desde el siempre querer entender que es lo que Dios nos está pidiendo, donde quiere que estemos presentes y desde que punto servir a los jóvenes.

El acompañamiento personal se destacó como una de las herramientas fundamentales para poder hablar de vocación entre los jóvenes, el lograr compartir nuestras vidas, saber que cada miembro de la unidad pastoral es único y por lo tanto requiere de nuestra particular atención. Para lograr este acompañamiento también es importante formarse, aprender cómo es la correcta forma de hacerlo y por lo tanto también hacernos acompañar.

En el mundo de hoy, donde todo es rápido y nos vemos enfrentados a muy temprana edad a tomar decisiones que son de alto impacto para nuestro futuro, tomémonos un tiempo para reflexionar, para descubrir que es lo que Dios me está pidiendo, dónde me necesita y dónde Él quiere que yo sea feliz. Muchas veces nos da miedo aceptarlo, porque tenemos otros planes y los cambios nos asustan, pero recordemos que Él siempre quiere que seamos felices y plenos, es decir bienaventurados.

Y tú te has preguntado qué quiere Dios para tu vida? ¿Estás dispuesto a escucharlo y seguirlo desde el lugar donde estás? LLévala y comenta!

 

#JóvenesApóstoles
Empecemos la preparación en nuestras comunidades para que la caminata tenga sentido