JESUCRISTO HA RESUCITADO

 06 de Abril, 2015

Por Carolina Brown

La Semana Santa es la instancia para reflexionar, ya que desde Domingo de Ramos nos encontramos en una actitud de recogimiento y acompañamiento, pero lo más importante es que cada uno de los días de esta semana tiene un significado y una reflexión que nos hará culminarla con la resurrección de Jesús y de nosotros mismos.

El jueves, nos encontramos con la última cena, donde Jesús entrega su cuerpo y sangre a sus discípulos para que lo recuerden, y donde también lava los pies de ellos en un acto de humildad infinita. Hemos pensado si ¿somos capaces de servirle al prójimo como lo hizo Jesús? O si quizás a veces ¿la soberbia nos ciega y no nos deja ver los actos de humildad en los demás?

Dios nos invita a acompañar a su hijo en su calvario, a vivir con él su camino de cruz y no dejarlo solo. También a hacernos parte del dolor de su madre, María quien en un acto de valentía y generosidad inmenso nos entrega a su hijo para salvar a la humanidad.

Esta alegría de la resurrección es distinta cada año para nosotros y para quienes nos rodean, ayudar a quienes les cuesta más a cargar su cruz, compartir el dolor. Amamos, pedimos perdón y somos perdonados, despojándonos de lo que no es verdaderamente importante y lo más importante vivamos estos días de la mejor manera sabiendo y creyendo en la esperanza de la resurrección.

La alegría se prolonga en esta semana de octava de pascua, donde cada día celebramos la resurrección y posibilidad de hacer real el Reino de Dios entre nosotros!!

Y tu como estás alegrándote en esta octava de pascua!! LLévala y comenta

 

#JóvenesApóstoles
Empecemos la preparación en nuestras comunidades para que la caminata tenga sentido