“A EJERCITAR NUESTROS CORAZONES”

 04 de Marzo, 2015

El tiempo de cuaresma corresponde a los cuarenta días que Jesús pasó en el desierto.

Es un período de interiorización, simbólicamente entendido como un desierto interior, en el que podemos pensar, reflexionar y discernir para cambiar y mejorar nuestro corazón, no sólo en aquellos aspectos más grandes y contundentes (como puede ser nuestro proyecto de vida, nuestra vocación y misión); sino -sobre todo- en aquellos aspectos más pequeños (las actitudes y reacciones de la vida diaria).

El Papa Francisco este año nos invita a fortalecer nuestros corazones, y eso es posible con mucho entrenamiento. Como los músculos, sino uno no está acostumbrado a hacer ejercicio y llevar una vida sana; al principio, costará mucho agarrar un ritmo apropiado que permita al cuerpo fortalecerse y mantenerse armónico.

De la misma manera, lo que quiere esta cuaresma es ejercitar nuestro corazón para que seamos capaces de desarrollar valores cristianos tan valiosos como la humildad, la fraternidad, la caridad, la esperanza, el perdón incondicional y desinteresado, el respeto a todos y a todas (en todo momento y lugar), la tolerancia, etc. Para hacernos fuertes en esas cualidades y que no caigamos ante las diferentes tentaciones que están presentes siempre (dejarse seducir por el consumismo, el egoísmo o el individualismo) debemos ir haciéndolos presentes y pedirle al Señor por ellos: de modo contrario no llegarán solos y perderemos este precioso tiempo de reflexión personal.

¡¡¡Estamos llamados a ser verdaderos testimonios de Jesús en todo momento!!!

Y tú cómo estás viviendo esta cuaresma? LLévala y comenta!

 

#JóvenesApóstoles
Empecemos la preparación en nuestras comunidades para que la caminata tenga sentido