MI SERVICIO EN EL ALTAR

 28 de Enero, 2015

Por Mathias Gonzalez

Mi experiencia en el campamento de verano para acólitos de Santiago fue súper grata, me agrado muchísimo haber compartido con acólitos de distintos lugares de Santiago ya que me sirvió para conocer las realidades y los estilos de las pastorales de acólitos de diversas parroquias y capillas.

En cuanto a los asesores y formadores presentes también fue súper agradable conocerlos y puedo decir sinceramente que todos fueron muy simpáticos y muy cercanos, todos nos acogieron muy bien y también nos enseñaron demasiadas cosas durante los temas y actividades.

A diario realizábamos las siguientes actividades: en la mañana rezábamos las laudes, luego íbamos a tomar desayuno al comedor, después teníamos un tiempo para ordenar un poco y prepararnos para el tema de la mañana, posterior al tema nos esperaba un delicioso almuerzo en el comedor del recinto y al terminar el almuerzo teníamos un break en la playa para que ya en la tarde continuáramos con el siguiente tema y una vez finalizado el tema íbamos al comedor a cenar.

También todos los días teníamos una eucaristía, en diferentes horarios, así como también tuvimos una muy linda adoración al santísimo. Yo en lo personal disfrute mucho de cada una de las actividades, ya que siempre estábamos en un ambiente alegre y siempre acompañados de una música acorde al tema o al momento que estábamos viviendo.

Para finalizar me gustaría comentarles que este campamento además de formarme y de ayudarme a profundizar en temas que ayudan a mi servicio en el altar, también me ayudó a crecer como persona y a comprender la importancia de trabajar en equipo, asimismo me gustaría rescatar que en este campamento pude hacer muchísimas y bellísimas amistades, las cuales, espero en Dios, sean muy duraderas. ¡Muchísimas gracias!

 

#JóvenesApóstoles
Empecemos la preparación en nuestras comunidades para que la caminata tenga sentido