EN TRANSFORMACIÓN

 21 de Noviembre, 2014

Por Carolina Brown

Durante este mes, estamos viviendo y celebrando a María. Muchas veces nos preguntamos qué es o cuál es nuestra labor durante este mes, ¿solo debemos rezar la oración inicial y la oración final? ¿Qué significa realmente vivir el mes de María? ¿Qué es lo que María quiere de nosotros?

María nos recuerda que vivir la fe es un camino difícil, lleno de obstáculos que muchas veces nos hacen dudar, pero ¿Qué importa si es un camino difícil? Si el regalo de la fe se convertirá en una alegría eterna y un acto que transformará nuestra vida y corazón. María quiere que llenemos nuestras vidas de Dios, de la alegría gigante que solo Él puede entregarnos y solo si somos capaces de recibirla con humildad, podremos también expandirla y compartirla con todos aquellos que aún no la han experimentado.

Y esta última, la tarea de compartir nuestra fe es la más difícil ya que tenemos una misión pendiente que debemos cumplir, María sabe que tal como su hijo todos los que pertenecemos a la Iglesia somos misioneros y que a pesar de las adversidades del mundo actual, en una sociedad en donde ser creyente es motivo de persecución y todo lo que implica a un católico expresar libremente su fe debemos de manera alegre compartirla. La entrega de la palabra en esta realidad que muchas veces está llena de desesperanza es un testimonio alegre que se transforma en algo trascendental, incluso de encender el fuego de la fe en aquellos que miran la vida desde el dolor y la soledad.

María nos muestra su corazón dispuesto para la constante transformación y para recibir lo que la fe le regala. Ya que en nuestra vida de fe no todo es perfecto y siempre es necesario remirar nuestra alma y volver a empezar.

No nos amarguemos por cosas que realmente no valen la pena, conversemos con nuestros amigos y con quienes no son cercanos a nosotros. Generalmente esta época para muchos es de estrés debido a las últimas pruebas, exámenes, etc. Entreguemos a todas esas personas que se sienten en situaciones difíciles ya sea por motivos de estudio o por otros que no conocemos, la tranquilidad de la fe y lo más importante seamos misioneros de la alegría.

 

#JóvenesApóstoles
Empecemos la preparación en nuestras comunidades para que la caminata tenga sentido